Piscina de cloro vs piscina de sal: cuál elegir

- Categorías : Default

Con el verano cada vez más cerca, las altas temperaturas ya permiten los primeros baños de la temporada de sol. Sin embargo, nuestra piscina no siempre llega a la primavera en las mejores condiciones. Anteriormente os hemos dado consejos para desinfectar el agua de la piscina y os hemos contado qué es la cloración salina. Y hoy iremos un paso más lejos hablando sobre el mantenimiento piscina sal y el de las que usan pastillas de cloro, así como sus principales características.

Piscina de cloro

Lo más habitual es encontrarse con piscinas que utilizan pastillas de cloro para eliminar las bacterias del agua. Este producto suele encontrarse en diferentes formatos: desde líquido o granulado, hasta en polvo y en tabletas. Y la elección de uno u otro suele estar relacionada con si es necesario obtener resultados inmediatos o más lentos.

A diferencia de la cloración salina piscinas, las de agua dulce con cloro no requieren una inversión elevada inicialmente. Ni tampoco mucho mantenimiento, ya que la única máquina que utiliza es la depuradora. De hecho, existen algunos casos que también es posible mantener la piscina limpia sin depuradora.

Piscina de sal

Por otra parte, cada vez es más común y destacada la cloración salina piscinas. Y lo cierto es que pese a que el mantenimiento piscina sal sea diferente, cualquier estructura de este tipo puede convertirse en salada a través de la instalación de un sistema de filtrado de cloradores salinos. Esto permite disfrutar de baños sin la típica irritación que provoca el cloro en los ojos y la piel.

Su mantenimiento es muy sencillo y garantiza la limpieza del agua acabando con todas las impurezas tal y como hace el cloro químico. Sin embargo, en este caso no se utilizan productos químicos sino que el cloro se genera a través de la electrolisis del agua de este tipo. Es por ello que estos sistemas cada vez son más vendidos en las tiendas piscinas Granada.

Comparación entre piscina de sal y de cloro

Si realizamos una comparación entre estos dos tipos de piscina, las principales diferencias que deberíamos destacar son las siguientes:

  • Las piscinas saladas no irritan la piel ni los ojos, además de no tener el olor que suele emitir normalmente el cloro. Esto las hace bastante más confortables.

  • En el agua salada se flota con más facilidad, algo que se debe a que la densidad del agua es mayor. Por ello resulta perfecta para realizar ejercicios físicos y procesos de rehabilitación.

  • Las piscinas de agua dulce y colo químico no requieren de tanta inversión inicial con respecto a los sistemas de cloración salina. Aunque a largo plazo resulta más rentable este último debido a que no es necesario comprar productos para el mantenimiento del agua.

  • En ambos tipos es necesario medir el pH del agua, aunque deberíamos tener en cuenta que normalmente es más alto en el caso del agua salada.

Conclusión

Llegados a este punto podemos decir que los dos tipos de piscinas, tanto las saladas como las tradicionales de cloro, son estupendos. Sin embargo, las de cloración salina ofrecen mayores ventajas y, al final, su mayor coste de instalación se amortiza con el paso de los años. En este sentido, lo más importante es utilizar siempre los productos adecuados y dejarse aconsejar por auténticos especialistas en piscinas. Comercial Moreno: suministros industriales en piscina y mucho más.

Share

Añadir un comentario

Volver arriba